¿Conoces tu Currículum Vítae?

Hablar de nuestro currículum vítae, pareciera ser tarea fácil puesto que estaríamos hablando de un resumen de nuestra vida, abarcando aspectos personales y experiencias personales. Pero ya sea por el nerviosismo, o quien sabe por qué motivo, se han dado algunos casos en el momento de la entrevista personal que los contratantes han hecho preguntas a los futuros contratados respecto a aspectos que han detallado en su currículum y han encontrado que no los recuerdan, o los detallan de manera diferente.

Suele pasar que hay personas que cuando redactaron su currículum vítae, posteriormente cambiaron de domicilio, o mejoraron su formación académica y olvidaron arreglar ese tipo de detalles al momento de presentar su currículum tiempo después.

Existe una gran posibilidad también de que solo nos tomamos el tiempo de leer nuestro currículum al momento en que lo redactamos o cuando íbamos diciéndole a alguien qué información queríamos colocar en él y no nos tomamos el tiempo de leerlo y revisarlo después. Ya sea porque lo olvidamos o porque no lo consideramos importante, o solo dedicamos el tiempo de darle una “hojeada” justo tres minutos antes de una entrevista, y por el nerviosismo, o por temor a la entrevista olvidamos cierto detalles, o los cambiamos.

Leer nuestro currículum vítae, familiarizarnos con él, y saber o más bien estar netamente seguros de la información que en él hemos proporcionado, nos traería muchos beneficios al momento de una entrevista laboral.

La misión de la persona que te entrevista es comprobar si la información que has proporcionado en tu currículum es verídica, y la única manera que tiene de hacerlo es en el momento de la entrevista personal; por lo que manifestar algún tipo de duda o incluso un olvido en este momento puede significar tu descalificación para el puesto de trabajo.

La invitación quizá no sería memorizar al pie de la letra tu currículum y que lo recites con exactitud delante de quien te entrevista, sino más bien a familiarizarte con él, a conocer la información que se detalla.

 

¿Cómo hacer que tu Currículum Vítae no sea destruido?

Currículum Vítae no sea destruido

Al momento de buscar un empleo, uno de los documentos primordiales que debemos preocuparnos por presentar de una manera estética, completa y profesional es nuestro Currículum Vítae, hoja de vida u hoja resumen; porque es mediante él que pasamos a formar parte de un proceso de selección para un puesto de trabajo.

Algo muy importante y básico que se puede decir respecto a los currículos de vida es que difícilmente se podrán encontrar dos que sean idénticos en cuanto a estructura interna, probablemente se usen las mismas plantillas para hacerlos, o estén conformados de manera igual, pero la forma en que la información se presenta jamás será igual con otra.

Muchas son las personas que acuden a un llamado o convocatoria laboral cuando se hace, cuando se oferta un puesto de trabajo, acuden muchos a presentar su Currículum Vítae, porque sienten tener la capacidad necesaria para ese cargo.

Pero, ¿cuál será el motivo de por qué un Currículum Vítae queda descartado y acaba en el basurero?

Es quizá un poco incómodo abrir uno y encontrar una amplia gama de habilidades, una información con una excelente presentación y una coherencia y redacción adecuada, pero que lamentablemente se está ofertando u ofreciendo sus capacidades para un puesto que no existe, o mejor dicho para un puesto que la empresa o institución no le brindará.

Llegar a este punto nos hace pensar que existen diversos motivos por los que un Currículum se ve fuera de ambiente, o que simplemente no encaja en él.
La desesperación por falta de empleo por tiempo prolongado es una. Cuando ya te encuentras desempleado por mucho tiempo, te sientes obligado a presentar tu Currículum en cualquier parte, sin atender si realmente encajas en el perfil que se busca
Otro punto es una evidente falta de estrategia. Es decir que pareciera que llevan su Currículum al primer lugar donde le apareció la primer oferta laboral, sin haber hecho un análisis de la situación, sin buscar más opciones de lugares, etc.

Evaluar todo este tipo de situaciones antes de presentar tu Currículum te ayudará a evitar que este sea enviado a la papelera, o sea descartado.